Clasificación de carreteras inteligentes

Tradicionalmente, los sistemas de clasificación de carreteras se han centrado en dos dimensiones fundamentalmente opuestas: la movilidad y la accesibilidad. Estos sistemas de clasificación se han adaptado a las circunstancias variables de los países o regiones. Sin embargo, con la entrada en juego de los vehículos conectados y automatizados (CAV), la situación se ha vuelto más compleja.
Los CAVs actuales constan de diversos sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) que ayudan a los humanos en la tarea de conducir. La industria automovilística está realizando un gran esfuerzo de investigación, por lo que los sistemas más avanzados pueden incluso controlar el funcionamiento del vehículo. Sin embargo, existe una gran diversidad entre los sistemas, básicamente en el modo en que realizan esta asistencia. En consecuencia, no todos los CAVs funcionan de la misma manera y, además, este funcionamiento va evolucionando con el tiempo.
Para aclarar las capacidades de estos nuevos vehículos, la Society of Automotive Engineers (SAE) desarrolló un sistema de clasificación que agrupa estas capacidades en seis niveles. El nivel 0 de la SAE se aplica a los vehículos de conducción humana. El nivel 1 de la SAE se refiere a los sistemas de automatización de la conducción que pueden controlar la velocidad o la posición lateral del vehículo. El nivel 2 de la SAE se refiere a los sistemas que pueden controlar ambos factores al mismo tiempo. En estos casos, se considera que el sistema solo asiste -no sustituye- al ser humano. Además, estos sistemas no son infalibles y pueden desconectarse repentinamente -es decir, desengancharse- cediendo el control al conductor, que debe estar atento a la carretera.
El nivel 3 de la SAE va un paso más allá, al ser capaz de controlar más situaciones y evitar las desconexiones. Estos vehículos deben adelantarse a las situaciones de desconexión, solicitando la intervención del conductor con antelación. Se espera que los vehículos de nivel 4 de la SAE sean totalmente autónomos dentro de una región determinada que reúna ciertas características -llamada Dominio de Diseño Operativo, ODD-, no necesitando la intervención de un humano en estas zonas. Por último, se espera que los vehículos de nivel 5 de la SAE -en un futuro lejano- sean totalmente autónomos independientemente de la zona por la que circulen.
Este proyecto especial presenta un estudio exploratorio sobre la viabilidad de un sistema de clasificación de carreteras inteligentes. La identificación de los pasos que deben darse en primer lugar resulta crucial. Una de las actividades del Proyecto Especial fue recopilar las aportaciones sobre las propuestas de acciones a emprender por parte de las diversas partes interesadas. Las contribuciones más importantes se resumen aquí.

Informaciones

  • Fecha : 2021
  • Autor(es) : PIARC
  • Campo(s) : Seguridad Vial / Operaciones en la red de carreteras / Movilidad urbana / Diseño de carreteras interurbanas
  • Tipo : 2021SP01ES - Proyecto especial
  • Ref. PIARC : 2021SP01

Esta página web utiliza cookies para optimizar su funcionamiento. Le permiten acceder de forma segura a su espacio personal y descargar nuestras publicaciones. Usted acepta su uso haciendo clic en el botón "Continuar".