Evaluación de seguridad de un puente atirantado dañado por un incendio

Una tarde de diciembre de 2015, una tormenta causó un incendio en uno de los cables más largos de un puente atirantado. El puente tiene una longitud de 990 metros dividida en tres vanos centrales de 200 m, 470 m y 200 m y dos vanos de 60 m en los extremos que soportan vigas compuestas simplemente apoyadas. El incendio comenzó unos 80 m por encima del tablero y duró más de dos horas. Debido al avance del fuego, el cable resultó completamente seccionado y el incendio llegó a afectar a otros dos cables de forma parcial. El puente se cerró al tráfico inmediatamente durante 15 días para proceder a la evaluación y a la sustitución de cables. Para comprobar la seguridad estructural y la operabilidad del puente tras el incendio, se realizó un análisis tridimensional por elementos finitos de cargas vivas y muertas. Se estudiaron en detalle las tensiones del cable y las fuerzas de compresión de la viga de rigidización. También se estudiaron el nivel de tensión de los cables y la geometría global del puente mediante datos medidos por sistemas de monitorización de salud estructural (SHMS, por sus siglas en inglés). El sistema de monitorización de salud estructural había monitorizado continuamente las tensiones de los cables y la geometría global del puente desde su construcción.

  • Informaciones

    • Fecha : 2020
    • Autor(es) : GIL Heungbae
    • Campo(s) : Puentes de carretera
    • Ref. PIARC : RR386-044
    • Número de páginas : 6
  • Este artículo ha sido publicado en la revista Routes/Roads

    N° 386

    3e trimestre 2020 / Septembre

    Ponts routiers

Esta página web utiliza cookies para optimizar su funcionamiento. Le permiten acceder de forma segura a su espacio personal y descargar nuestras publicaciones. Usted acepta su uso haciendo clic en el botón "Continuar".